Get Adobe Flash player

Los robapiedras

Share

No entiendo, aunque lo intento con todas mis fuerzas, cómo los robapiedras que nos gobiernan, al mundo me refiero, esos robapiedras que dirigen entidades como el FMI consiguen engañar a quien les da su voto de confianza.

El mundo está roto y ha destrozado sociedades que parecían no estar amenazadas como la Española. Nos vendieron la multiculturalidad del marxismo cultural y ahora estamos invadidos por toda clase de calaña que al no estar en su país destrozan el nuestro. La corrupción corre por nuestros políticos llegando hasta la mayor robapiedras de todas, Christine Lagarde, presidenta del FMI, ese que se supone que ha de garantizar la economía mundial.

Mientras medio mundo está pendiente de Francisco I, el nuevo Papa Católico, y de su apuesta como católico por el apoyo a los más desfavorecidos, vemos como la corruptela corre por el mundo llevándose el dinero que nosotros, pobres desgraciados, pagamos con nuestros impuestos.

España no se libra, desde Urdangarín hasta partidos como el PP, del punto de mira de los jueces. Lo peor no son los corruptos, presuntos ladrones a golpe de sobre, sino que encima cuando son pillados, como Bárcenas, ejercitando un derecho al pataleo que perdieron en el momento que usurparon, o pensaron hacerlo, el dinero de forma ilícita se permiten el lujo de demandar a su partido, el PP en este caso, por despido improcedente. Yo de momento metía en prisión provisional y sin fianza a todos estos desvergonzados que están en el punto de mira, por si acaso son culpables, y si al final no lo fueran no pasa nada, han vivido lo que es estar en una prisión, que es una experiencia que todos los españoles que tienen una hipoteca sienten constantemente.

Me parece de perroflauta consentido el hecho de que en este país un sin vergüenza pueda dar el asalto a la alcaldía de Ponferrada con el apoyo de un acosador y cuando su jefe de filas, y que le ha permitido llegar al ayuntamiento, le llama al orden éste dimite del partido, y encima sigue gobernando los designios del municipio. Esto es irrisible, creo que lo razonable es que cuando alguien abandona el partido en el que milita, automáticamente ha de quedar fuera del ayuntamiento y ocupará su puesto el siguiente de lista y, si llegara el caso de que todos los concejales abandonaran el partido, como así ha sucedido, automáticamente deberían de convocarse elecciones ya que el pueblo ha de poder elegir por quién es gobernado, y alguien que demuestra esa falta total de escrúpulos y que es capaz de apoyarse en un acosador, que casi destroza una vida para sentarse en la poltrona no demuestra ser buen político, es más, demuestra de antemano lo pésimo que va a ser como alcalde.

Nuestros partidos están podridos, desde el PP al PSOE pasando por una IU que sólo alza la voz oportunistamente, y por un UPyD que tiene entre sus filas gente como Toni Cantó que se atrevió a afirmar que la mayoría de las denuncias de maltrato eran falsas.

Pero esto es sólo la punta del iceberg, casos como el de los eres andaluces que a IU no le importaron nada para pactar y agarrarse a la teta del poder mientras un tal “Sánchez Gordillo” irrumpía en un supermercado para llevarse alimentos, que podía haber pagado con sus tres mil euros de salario.

Esta crisis nos ha dejado ver la verdad de nuestros políticos y en España concretamente la mentira del sistema constitucional que se levantó en 1978. Mientras nuestros políticos hablan de transparencia, nos suben los impuestos y permiten los desahucios de familias que se quedan sin nada, asistimos atónitos a ver como se lo llevan de forma legal o ilegal. Si algo queda demostrado es que este sistema es una mentira en la que se lo lleva calentito hasta el yerno del Rey y los que pierden son los de siempre, los “currantes”.

No creo que la constitución garantizara un sistema justo para todos sino más bien un sistema donde se lo pudieran llevar los que durante cuarenta años lloraron que se lo llevaban otros. En conclusión este sistema no es que esté igual de podrido que el que tanto criticaban, sino aún más porque al menos antes todos los españoles sabíamos a “qué carta quedar”.

Creo que la gente debe seguir saliendo a la calle, pero para pedir que dimita de lleno toda la clase política y la abdicación de una ineficaz familia real, que ni su patriarca puede manejar. Que se vayan los políticos que evidentemente no saben ni van a saber nunca gobernar este país pero sí saben robar a manos llenas. Y por supuesto que sean juzgados todos los que como “Mas” y sus secuaces hurgan en la herida abierta para provocar el separatismo porque esos son más corruptos que el resto porque están utilizando el sistema que les permite abrir la bocaza para hundirnos a todos.

Que caiga esta mentira de sistema para que pueda ser levantado uno para y por el pueblo sin que existan esos políticos profesionales que nos han traído esta ruina.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar