Get Adobe Flash player

Muerto Chavez muerto el chavismo

Share

 

Creo que hay algo peor que ser ciego y es no querer ver. El señor Chaves está muerto pero en Venezuela todavía existen los que son más Chavistas que el mismo y para los que al parecer todo vale.

Llevamos ya muchos años, quizás demasiados, donde en el planeta entero en nombre de “La revolución” todo vale y en realidad lo que vale es las dictaduras en las que nos sumergen los sectores más radicales de la izquierda mientras sumergen a los países en la basura más somera.

Señores “revolucionarios” creo que somos muchos los que podríamos darles lecciones sobre cómo hacer una revolución sin coaccionar a los ciudadanos, sin romper la economía de un país, sin represión y sin que un mandatario de otro país nos tenga que mandar callar por bocazas. No es razonable que manden detener a una persona porque escriba un tweet que reza “No sé, pero convertido en muñeco de cera está”, refiriéndose a Chaves.

Según las autoridades venezolanas este comentario es un mensaje desestabilizador para el país. Esto empieza a rozar el colmo de la egolatría. Es vergonzoso que alguien como Chaves que ha destrozado Venezuela, que la ha rodeado de enemigos, que ha intentado reiteradamente convertirla en su posesión y llevarla a una dictadura y que para colmo ha tenido una relación, más que estrecha, con uno de los peores regímenes modernos como es el cubano, se permita el lujo de tener una estructura que determine cuando algo desestabiliza el país, porque lo que más desestabiliza Venezuela es en sí mismo el “Chavismo” sus seguidores y cualquiera que se permita el lujo de detener a alguien por decir lo que piensa.

De nuevo nos vemos en la obligación de hablar de un régimen de corte izquierdista que en nombre de su “revolución” se cree con el derecho a mandar callar a la gente como si fueran Dioses cuando en realidad son pequeños diablos a los que la bota de la razón aplastara algún día. Siempre les quedará el consuelo de que cuando sean aplastados por lo menos lloraran con razón y no se inventaran sandeces como que la muerte de su líder ha sido gestada por vete tú a saber.

Y es normal que un hecho como el de embalsamar a Chaves provoque la polémica suficiente como para poder criticarlo, ánimo señores “Chavistas” que Stalin también fue embalsamado y eso no ha impedido que el tiempo desvelara la verdad sobre el peor régimen que ha atravesado su país.

Ahora parece que Chaves es un santo y que nunca ha roto un plato, pero a pocos se les olvida la gran boca que tenía y el poco cerebro que usaba para llenarla de palabras.

Lo peor que puede pasar en este mundo no es que alguien muera sino que los cabezas huecas que le rodean se empeñen en mantenerle vivo. Siento comunicarles a todos aquellos que se empeñan en que Chaves siga ahí que llegan tarde que ese “gran” hombre ha muerto y con él muere su “Chavismo” porque la única ideología que profesó fue la de su propio ego, y por lo tanto muerto Chaves muerto el “chavismo”.

El caso de Lourdes Alicia Ortega Pérez no será más que el primero de los cientos de detenciones que esa dictadura en la que han sumergido a Venezuela va a ver. Esta mujer desde el 9 junio de 2009 hasta ayer en la tarde tenía doce seguidores y seguía a treinta y nueve personas y en todo este tiempo sólo había escrito doscientos cincuenta y un tuits. No está mal, más de tres años de cuenta ni tan siquiera da a uno cada dos días.

Señores gobernantes y autoridades Venezolanos. Realmente esta señora es una amenaza o la amenaza es la de ver cómo su trasero peligra y se esfuma la posibilidad de control que el difunto presidente compró a golpe de represión.

Por supuesto la pantomima de un ataúd vacío por las calles es otro de esos puntos que demuestra que se están aferrando a un clavo ardiendo para no perder lo que nunca tuvieron: la confianza de la calle.

El asalto al poder “Chavista” permanecerá en la historia y cuando dentro de muchos años se pueda hablar de él sin que ninguno de sus cafres gobernantes encarcele a nadie, quedará al descubierto la dictadura que Chaves ha llevado a cabo en Venezuela apoyado por el régimen Castrista que, al igual que al Chavismo, le quedan días contados.

Me encanta la libertad de expresión que en nombre de la revolución ha desembocado en que el “presi” salga en la tele para así lavar el cerebro con sus clases de Marxismo que no sirven ni para recordar la historia de su tierra.

En vez de decir lo bien que lo ha hecho ese dictador saquen a la luz los cientos de presos políticos que sólo por contrariarle están en la cárcel. Saquen a la luz casos como del de Lourdes Alicia Ortega, detenida por un simple comentario en una red social. Saquen los muertos que nunca aprobaron ese “Chavismo”. Saquen la ruina a la que han conducido a su país.

Digan la verdad sobre la enfermedad de su líder y cómo la sanidad del país que dirigía estaba tan denostada que él mismo ha tenido que irse a otro, cuya sanidad también tiene mucho que desear, para aun así morir. Digan cómo su egolatría es más grande que las ganas de mejorar su sociedad y eso es lo que les lleva a embalsamar un cuerpo muerto para que puedan recordar cómo destrozo el país y lleno los bolsillos de quien les rodeaba.

Siento tenerles que volver a decir que con Chaves murió el Chavismo, ese que para muchos, mas “chavistas” que el propio Chaves, tendría que permanecer para siempre, se acabó y podrán amañar, quizás, unas elecciones para prolongar la agonía de su triste mandato quizás unos años, pero Chaves ha muerto y en cierta forma con él su estúpida defensa de un socialismo utópico que en nombre de la revolución tiene derecho a hacer lo que le ha dado la gana.

No puedo acabar sin mencionar esa teoría de la conspiración que les lleva a decir poco menos que su presidente has sido asesinado a mano de las hordas capitalistas, para aprovechando una frase que ya le dijo Juan Carlos I al tal “Chaves” le dejó en el más absoluto de los ridículos “POR QUÉ NO SE CALLAN”. Dejen de hacer el cafre, asimilen que ese líder que les lavó el cerebro ha muerto y aprovechen para establecer un régimen que haga de Venezuela un lugar mejor para vivir.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar