Get Adobe Flash player

El Quijote Catalán

Share

 

Son continuas las noticias que vienen de los sectores independentistas catalanes, “Mas” y compañía”, y lo peor es que estas son cada día más rocambolescas. No solo no tienen ningún tipo de veracidad sino que además no tienen ningún tipo de credibilidad.

Estas nuevas mentiras que dejan en entredicho no lo solo al presidente de la “Generalitat de Cataluña”  y a todos los independentistas sino que deja ver, además, claramente dos cosas: La primera es el complejo de inferioridad que destilan y que les lleva a inventarse un pasado y la segunda que ante su verdadera falta de identidad tienen que adquirir la de otros haciéndolo encima público.

Una de las últimas adquisiciones para la “identidad” catalana, según la Universidad “Nova Història” en un curso de cuatro días celebrado entre el 1 y el 4 de agosto, en Crespiá como no municipio gobernado por Ciu, se aseguró que en realidad “El Quijote” era una obra catalana y que fue escrita por Joan Miquel Servent.

Según esta caterva de indocumentados sin identidad una de las obras más destacada de la literatura universal y que en 2002 obtuvo el calificativo de “el mejor trabajo literario jamás escrito”, según estudio de Norwegian Book Club, se escribió en catalán por un escritor catalán, al parecer y según ellos Cervantes nació en Xixona. Sinceramente si antes de decir estas cosas las pensaran se ahorrarían el hacer sentir incluso a  muchos catalanes una enorme vergüenza ajena ante esta memez.

Puede no ser dudable, y nada incoherente se ve en ello, que Cervantes pasara por Barcelona, incluso alguna temporada. Podemos creer que el escritor tuviera una casa en la ciudad, posiblemente en lo que hoy es Paseo de Colón concretamente en el número 2. Y podemos casi admitir que esta estancia pudo producirse en el verano de 1610. Incluso a tenor de muchos estudios la estancia donde Cervantes pasó el tiempo en Barcelona  tiene gran parecido con algunas estancias descritas en la segunda parte del Quijote. Negar cosas que puede que el tiempo de por evidente no tiene sentido y es bastante lógico que el escritor describiera cosas, personas y lugares que conocía o donde estaba mientras escribía no solo Barcelona sin también Sevilla, Álava y un largo etcétera. Pero de haber estado en Barcelona, incluso haber tenido casa, a afirmar que el quijote se escribió en catalán y que su nombre no era Cervantes pues sinceramente creo que va un trecho enorme que no tiene ningún sentido.

Creo que se han de analizar cosas de las que se tienen pruebas reales y no imaginativas identidades catalanas. La primera de ellas es, que la primera parte del quijote fue impresa en Madrid en casa de Juan de la Cuesta, y sobre esto no hay ninguna posible duda, a finales de 1604. Que hubo dos impresiones debido a que la primera salió con numerosas erratas debido a las prisas en la impresión, por el contrato de edición, es un dato verificable. Por lo que esa primera parte de nuestra obra más universal no guarda ningún tipo de relación con Cataluña y por supuesto dado esto la sola idea de que pudiera haberse escrito en catalán es simplemente ridícula. Por otro lado la segunda parte impresa diez años más tarde no fue ni más ni menos que una secuela de una obra de éxito y que ya era altamente conocida. De hecho en esta segunda parte algunos personajes han leído la primera parte y reconocen a los protagonistas.

En fin que ya solo la verificación de datos básicos fácilmente encontrables desmontan esta nueva mentira identitaria catalana. Que después de intentar demostrar que Cristóbal Colón se llamaba en realidad Cristòfor Colom y su partida hacia “las indias”, son el posterior descubrimiento de América, se realizó desde el Bajo Ampurdam de Gerona y no desde Palos de la Frontera buscaban un objetivo aún más grande y le toco al Quijote. Vamos que queda claro que ante su falta de identidad  deciden robar la de los demás. Veremos cuando se dan cuenta que el robar la identidad a alguien no significa convertirse en él ni quita los complejos de inferioridad de los independentistas.

Por otro lado es bastante ruin eso de aprovechar un vacío para llenarlo de mentiras no verificables.  Esto lo digo porque la afirmación “identitaria” de que Cervantes nació en Xixona  carece de validez cuando el mismo Cervantes afirmo haberlo hecho en Alcalá de Henares, como así dijo en 1580,  y es en esta ciudad donde fue bautizado. Carece de sentido vincularle a otra ciudad cuando el acta bautismal, documento consultable, le sitúa en Alcalá de Henares. De nuevo otra sucia jugada de los sectores catalanes más pro-independentistas que llevan a preguntarnos si en las finanzas le echaran tanta imaginación como en la historia, porque de ser así ya se comprende como esta Cataluña.

De todas formas y puestos a divagar todos podemos hacerlo la diferencia entre la divagación y la inventiva estriba en las pruebas, reales y no imaginativas,  con las que se puedan apoyar esas divagaciones.  

Puestos a divagar existe cierta obra de Juan Pérez de Lazarraga, escritor alavés fallecido en 1605 que guarda cierta similitud con la genial obra de Cervantes, existiendo un vínculo entre el escritor del “Quijote” y quien posteriormente se quedó con los derechos de la obra de Lazarraga, que fue Sebastián de Garibai con el que Cervantes entro en contacto mientras llevaba las finanza de la familia Guevara, familia de poder en Álava,  durante su estancia  en Sevilla. Sin embargo de ahí a afirmar que el Quijote tiene alguna relación con dicha obra o incluso que “El Quijote” es vasco va un trecho no asumible. Pero sería la postura más fácil para quien a falta de valores históricos propios decidiera adquirir los de otros, el vivo ejemplo de lo que desde hace una amplia temporada hace los sectores independentistas catalanes.

Este tipo de apropiaciones me recuerda a un comentario que me hizo un buen amigo no hace mucho al respecto de unos carteles que cuelgan en algunas escuelas norteamericanas en las que se ve a un Aníbal Barca, el poderoso militar cartaginés,  negro, así pretenden las autoridades educativas americanas que los niños negros sientan la igualdad a través de sus antepasados. ¿Pero porque se inventan los antepasados negros? Pues precisamente por ese complejo de igualdad que es similar al de inferioridad que sienten los catalanes. Es decir ante la ausencia de realidad la invento, la copio, la transformo o simplemente me la apropio.

Solamente comentar a esos catalanes que en nombre de su pasado identirario pretenden arrebatar la identidad de otros. Podréis lanzar mentiras, bulos, inventaros un pasado incluso un reino que nunca existió, pero nunca podréis callar a quien tiene la verdad de su lado y puede destapar y negar vuestras mentiras. Mientras inventáis vuestra historia destruís vuestra tierra. ¡FELICIDADES!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar