Get Adobe Flash player

La guerra, la paz y la UE

Share

Se avecinan tiempos divertidos, tiempos belicosos que deberán pertrecharse de mil y una audacias y astucias humanas para sobrevivir... pues el tiempo puede fenecer para dar lugar a una nueva era. Me tomo la guerra como algo natural, como una inclinación humana hacia la demostración de superioridad, poder y de valentía. No es una frase hecha "la ley del más fuerte", sino una realidad que a muchos que viven enfadados con la naturaleza les genera profundas frustraciones. Muchos no estarán de acuerdo con estas palabras, sobre todo aquellos que suponen de la paz una forma de poner orden o de orden mismo.

La paz, hasta hoy, ha servido para darle todo aquello que reclama a aquel que sí usa la fuerza y la violencia: asumir el pacifismo ya te pone bajo la sombra de la inferioridad. El pacifista es como una persona atracada en una esquina que amedrentado por el filo de una navaja es desvalijado por un sinvergüenza. La fuerza, la violencia, la guerra, son elementos insoslayables, y señalaría casi sin equivocarme que son elementos de los cuales las personas de bien han de servirse para defender su propia paz, su propia justicia y mantener firmes los pilares de una sociedad sana, fuerte y duradera. Es que las armas son condición indisoluble para toda cultura, porque aquella cultura que no está dispuesta a la lucha tiene mayores posibilidades de perecer. Toda cultura que haya de morir si ha de hacerlo, y si lo quiere hacer con dignidad, debe hacerlo en el campo de batalla.

Muchos habréis leído esta noticia: LA UE RECIBE EL NOBEL DE LA PAZ EN EL PEOR MOMENTO DE SU HISTORIA

- El jurado obvia la penosa situación económica de la eurozona y se justifica en la historia
- Destaca los logros de la UE para "el avance de la paz y la reconciliación" en Europa, así como el establecimiento de "la democracia y los derechos humanos" desde 1945

A mi modo de ver es una tomadura de pelo. Y no lo es porque piense que Europa no sea beligerante (lo es si lo mandan sus amos), sino por el hecho de que en realidad es un reconocimiento a la sumisión de Europa tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial. La UE es un Estado de Ocupación del Imperio, es un títere que no representa los intereses de los identitarios europeos.
Una Europa desarmada de valores fuertes, una Europa que acepta la sumisión, está condenada a perecer. Y no lo hará con dignidad, pues pese a milagro, no lo hará en el campo de batalla. Sin embargo, que nadie diga que "nosotros" no luchamos. Y ese nosotros es un nosotros muy concreto, habla de hombres y de mujeres hoy marginados, hoy vistos como la hez y como elementos no gratos para esta sociedad que avanza a su suicidio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar