Get Adobe Flash player

La marca España

Share

El otro día mientras me duchaba pensé que...

... pocas cosas deberían provocar tanto rechazo a un pueblo como que sus ¿gobernantes? decidan hacer de ellos una "marca".

En el colmo del delirio neoliberal la "Marca España" convierte a nuestro país, a nuestra nación, a nuestro pueblo entero en una especie de mercancía susceptible de qué... ¿de ser vendida a precio de saldo al mejor postor? ¿Tan avanzado está el estado de degeneración, tan atrofiados los españoles, que ni siquiera intentan disimularlo?

No debe quedarnos duda de que tras esta repugnante charada se esconde lo de siempre: comisiones millonarias,, cargos de "responsabilidad" asignados a dedo, promotores incompetentes y ejecutores miserables que se venden por las eternas treinta monedas de plata.

La "Marca España" no es más que otra abyecta idea más engendrada en los "think tanks", esos vertederos morales financiados multimillonariamente desde donde se dirigen los proyectos de ingeniería social destinados a reventar Occidente.

A nuestros inmundos gobernantes hay que decirles que su sagrado deber y obligación es mejorar España, y mejorar España no se consigue con iniciativas vacías de contenido, ni etiquetas, ni bonitos logos, ni sonoros lemas, ni imbecilidades de "marcas". Una España mejor se consigue con trabajo, esfuerzo y honradez, algo de lo que nuestra clase política ha demostrado carecer.

Una marca identifica un producto comercial, e incluso ese bar de carretera del farolillo rojo puede ser una marca. Pero un país, no, un pueblo, no.

Desde aquí os pido que cada vez que oigais hablar de la "Marca España" respondáis al cretino de turno que se meta la marca por la etiqueta y le digáis alto y claro que ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES NI SE COMPRAN NI SE VENDEN.

Leni