Get Adobe Flash player

La huida blanca

Share

 

Recientemente la BBC hizo público que, por primera vez en la historia, la población británica blanca ha caído por debajo del cincuenta por ciento en la ciudad de Londres, la ciudad más grande de Inglaterra. Al leer la noticia no he podido evitar acordarme de cómo en el pasado número de VyA el articulista Miguel Blasco, en su artículo titulado "Inmigración, natalidad y economía" escribía: "La inmigración en España no es una inmigración laboral, sino una inmigración de sustitución".

Ciertamente, no sólo en España sino en toda Europa, la inmigración que estamos sufriendo es una inmigración que terminará por sustituir a la población autóctona en pocas décadas si no hacemos nada para evitarlo.  Un proceso que, como en el caso de Londres, se está viendo  acelerado por el denominado “White Flight” o huida blanca; este fenómeno consiste en la huída masiva de la población euro descendiente de determinadas zonas, en dirección a otros lugares racialmente más homogéneos.

El denominado “White Flight” comenzó en la década de los cincuenta en Estados Unidos, continuó en los sesenta y setenta, y a día de hoy está lejos de haber terminado. Sólo en la última década más de 600.000 británicos blancos han abandonado la ciudad de Londres y han sido reemplazados por población inmigrante de todas las partes del mundo.

Bien, ya hemos visto qué es el White Flight. Pero ¿cómo se produce?

Uno de los modelos más conocidos para explicar este fenómeno es el de “segregación” de Thomas Schelling, Premio Nobel en 2005, en el que demostró a través de un "modelo de tablero de ajedrez" que una preferencia moderada por tener vecinos de la misma etnia puede dar lugar a la casi completa segregación de los barrios, debido a la acumulación de decisiones individuales.

En su "modelo de inflexión", Schelling demostró que las personas tienen diferentes niveles de percepción en cuanto a lo que consideran porcentajes aceptables de convivencia con otros grupos étnicos en su entorno.

El modelo muestra que los miembros de un grupo étnico no se mudan de un barrio, siempre y cuando la proporción de otros grupos étnicos sea relativamente baja, pero si se excede un nivel crítico los residentes originales pueden tomar decisiones rápidas y marcharse. Esto ocurre debido a un efecto dominó. Cuando las primeras personas, aquellas con un menor nivel de tolerancia, dejan el barrio provocan que el nivel aceptable del siguiente grupo se vea superado, lo que a su vez provoca que se vayan hasta que, finalmente, se produce una completa segregación.

Este fenómeno no es una mera anécdota local a pequeña escala, sino algo que se ha producido a gran escala y sin duda ha cambiado profundamente el mapa demográfico de Estados Unidos, donde algunas ciudades han sido literalmente abandonadas por los descendientes de europeos, con resultados catastróficos.

Quizá lo mejor sea empezar viendo un ejemplo concreto de este fenómeno del White Flight. Permítanme que les muestre el pasado y el presente de la ciudad de Gary, Indiana, cuna de la familia de cantantes Jackson.

La ciudad fue creada en 1906 por la United States Steel Corporation, a orillas del lago Michigan, ladrillo a ladrillo para satisfacer las necesidades de la industria siderúrgica que, por aquel entonces, estaba en plena expansión. La ciudad llegó a tener 200.000 habitantes. En los años sesenta la ciudad de Gary era una próspera ciudad y la mayoría de sus habitantes eran euro descendientes. Un lugar que parecía idóneo para labrarse un futuro y criar a sus hijos.

Poco a poco sucesivas oleadas migratorias fueron aumentando el porcentaje de población afroamericana. En los años setenta comienza tímidamente a detectarse la huida de los primeros blancos, pero son los años ochenta los que marcaron el fin de la época dorada. En esa época se produjo la huida de los blancos, y el paro, la inseguridad y la delincuencia ocuparon su lugar. En el año 2007 la ciudad de Gary fue catalogada como la ciudad más peligrosa de los Estados Unidos.

La ciudad se fue vaciando poco a poco; en 1980 ya había perdido un 17,4% de sus habitantes, en 1990 había perdido un 19,5%, en el 2000 perdió un 11,9% más y en 2010 su población descendió otro 21,9%. Actualmente la ciudad de Gary sólo conserva 80.294 de los casi 200.000 habitantes que llegó a tener.

La distribución por razas de la ciudad a día de hoy, tras la huida de los euro descendientes, es la siguiente: 84,03% afroamericanos, 0,21% americanos nativos, 0,14% asiáticos, 0,02% isleños pacíficos, 1,97% de otras razas, 1,71% mestizos de dos o más razas y un 4,93% hispanos o latinos de cualquier raza.

Sólo queda un 11.92% de euro descendientes en la ciudad de Gary, una ciudad en la que un día fueron mayoría y de la que han huido. Gary se está convirtiendo en una ciudad fantasma, por todas partes se observan multitud de edificios en estado ruinoso, iglesias, hospitales, estaciones, teatros, comisarias...

Como empecé diciendo, la ciudad de Gary es sólo un ejemplo. Otras muchas ciudades presentan un panorama idéntico, como Detroit que ya es una ciudad con el 82,7% de su población afroamericana, y que también ha perdido buena parte de su población en los últimos años, y en la que la huída de los euro descendientes ha dado lugar a uno de los niveles de crimen más altos de Estados Unidos, incluyendo una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes (ocho veces mayor que la media urbana en EEUU) y una tasa de desempleo que sólo es superada por Nueva Orleans.

Otro ejemplo seria Miami. En 1980 el denominado éxodo del Mariel trajo 150.000 cubanos a Miami, Florida, en lo que fue uno de los más grandes movimientos de migración en un corto plazo en la historia de los EE.UU. Miami se había convertido en un centro de refugiados cubanos exiliados desde el ascenso de Fidel Castro; al mismo tiempo se produjo un aumento de la población inmigrante procedente de Haití. Después de esto, muchos de los blancos no hispanos de clase media salieron de la ciudad. En 1960, los blancos no hispanos representaban alrededor del 90% de la población de Miami, en 1990 los blancos no hispanos representaban sólo alrededor del 10% de los residentes de la ciudad. Además de contar con numerosos residentes de origen cubano, la ciudad ha atraído a muchos nuevos inmigrantes de América Central y del Sur.

La huída de los blancos es algo que se ve en pueblos, barrios y ciudades de todo Estados Unidos. El jueves 24 de marzo de 2011 podíamos leer el siguiente titular en News Telegram en referencia a Massachusetts: "Los blancos, especialmente aquellos con niños, están huyendo de las ciudades en masa".

¿Puede afectar este fenómeno a un área superior a una ciudad? Sí, sin duda. No sólo puede llegar a ocurrir sino que está ocurriendo. Mientras usted lee este artículo los blancos están huyendo del estado de California. Los blancos suponían más del 80% de la población de California en 1960; en 2010 los blancos eran solo el 40,1%. Curiosamente, al igual que había ocurrido en las ciudades que hemos visto como ejemplo, la economía de California, una de las diez potencias económicas más importantes del mundo, empieza a tambalearse con la huida de la población euro descendiente.

Pero como hemos visto este fenómeno no es exclusivo de Estados Unidos. En Londres el “White Flight” se está acelerando y ha cambiado rotundamente la realidad de dicha ciudad, posiblemente a eso se refería John Cleese cuando declaró recientemente "Londres ya no es una ciudad inglesa".

Sin duda será interesante comprobar cómo evolucionan otras ciudades como París y ¿por qué no? comprobar cuál es el primer país europeo en el que se produce este fenómeno a escala nacional. En España podemos observarlo ya en algunos barrios de grandes ciudades. En cuanto a poblaciones enteras seguramente el municipio de Salt sea el que más posibilidades tenga de protagonizar el primer episodio de White Flight en España.

Después de escribir este artículo me ha surgido una pregunta que me gustaría dejar en el aire. ¿Qué harán los blancos el día no muy lejano en el que ya no les queden sitios a donde huir? ¿Se sentarán a gimotear lamentándose por sus territorios históricos perdidos? ¿Llorarán amargamente porque las ciudades levantadas con el esfuerzo de sus antepasados están en manos extrañas? ¿Y usted? ¿Ya ha pensado que hará el día en que se sienta un extraño en su ciudad o en su pueblo?

Comentarios   

 
+2 #2 polette 26-05-2013 14:31
Leí este comentario a últimos de abril, y no quise hacer ningún comentario, pero dadas las circunstancias de lo que ha pasado estos días, lo voy hacer ya que España y Europa siguen dormidas.
Voy a ser muy escueto.
Espero que lo que ha sucedido en Inglaterra, Francia, cómo lo que pasó en España y sucede en Suecia, se empiecen a plantearse los politiquillos de turno, en las expulsiones masivas y con la retirada de la nacionalidad para toda la familia de los islamistas.
Citar
 
 
+1 #1 espanol 10-05-2013 18:24
Excelente
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar