Cuatro preguntas y una respuesta al separatismo
Get Adobe Flash player

Cuatro preguntas y una respuesta al separatismo

Share

 

Un joven militante italiano de Forza Nuova me ha hecho llegar las siguientes preguntas. He decidido hacer pública la respuesta que le he enviado en la creencia de que ésta podría serle útil también a muchos jóvenes españoles como arma ideológica y dialéctica ante la propaganda independentista.

PREGUNTAS

1) Cuando un pueblo tiene todas las características* para ser considerado un Estado independiente ¿No cree que es correcto darle la independencia?

*por características entiendo lengua, historia y sentimiento de pertenencia.

2) ¿Qué piensa del sentimiento independentista de otras regiones de España? ¿Gallegos y vascos son como los catalanes?

3) ¿Qué piensa de la independencia de otros países Europeos como Irlanda del Norte, Escocia, Córcega, Cerdeña y Bretaña? ¿Podemos compararlos a la situación catalana?

4) ¿Cuál es la solución para España y para Cataluña?

RESPUESTA

Permíteme que empiece respondiendo la tercera pregunta, creo que es interesante ver la situación de los independentismos desde un plano internacional y una vez establecido esto explicar la situación concreta de Cataluña y otras regiones de España, pues facilitará la comprensión de cuanto está ocurriendo.

Estamos asistiendo a la creación de lo que muchos denominan Nuevo Orden Mundial (NOM) pero que pocos saben realmente en que consiste: la creación de organismos plurinacionales que asumirán las funciones de un gobierno único que terminará con la soberanía de los pueblos occidentales y que, ideológicamente, estará regido por una hibridación de las ideas neoliberales en el terreno económico (que es vendido como el único modelo económico viable) y del marxismo cultural en el diseño ético y moral de la sociedad (vendido como único modelo éticamente aceptable por la dictadura de lo políticamente correcto). El sueño internacionalista del marxismo, en el que las fronteras no debían existir etc., encaja a la perfección con el sueño neoliberal del mundo concebido como un mercado global, y lo cierto es que sus planes se encuentran muy avanzados.

Sólo una institución sobrevive aun con posibilidades de truncar sus planes, los estados-nación. Estos estados-nación aun conservan suficiente entidad jurídica, social y, porque no decirlo, hasta militar como para poder frenar este engendro y sus promotores lo saben. Las naciones- estado están pues en el punto de mira de los defensores del NOM, y por tanto son muchos los frentes desde los que se están intentando destruirlas.

Por un lado la inmigración masiva, auténtica herramienta de ingeniería social, terminará por destruir nuestra identidad como pueblos y, si no lo impedimos, nos convertirá en un amontonamiento de gente inconexa sin una identidad colectiva. Por otro lado los gobiernos europeos están siendo vaciados de contenido, recordemos que un gobierno es básicamente la capacidad de administrar el dinero y la capacidad de legislar y hacer cumplir lo legislado, pero cuando cada vez más dinero se administra en organismos supranacionales y entidades locales, cuando cada vez más normas y leyes se aprueban en organismos supranacionales y administraciones locales, nos encontramos pues con que los gobiernos de las naciones-estado, devorados simultáneamente por la cabeza y por los pies, terminaran por desaparecer al ser vaciados de contenido y funciones.

Otro de los frentes de ataque a las naciones-estado en toda Europa está siendo un indisimulado intento de balcanización. Por un lado se crea la desafección hacia el concepto de nación. ¿Sabías que la mayoría de los estudiantes españoles es incapaz de recordar cuatro héroes de su historia? Añádele a esta educación en el olvido y la desafección la creación de toda una mitología regionalista que, en muchos casos, son auténticas aberraciones históricas y tendrás el caldo de de cultivo para el nacimiento de movimientos independentistas que fracturen las naciones-estado desde dentro.

Me comentas en referencia a Cataluña que tienen lengua, historia y sentimiento de pertenencia, y en función de estas señas de identidad planteas si seria legítimo darles la independencia.

Es un tema complejo, intentaré ir por partes y no extenderme demasiado. En primer lugar creo conveniente recordarte que Cataluña nunca, ni por un breve periodo de tiempo, ha existido como país ni como Reino y que forma parte de España desde hace más de quinientos años, exactamente desde su creación como estado moderno, el más antiguo de Europa. Y si nos seguimos remontando en el tiempo tanto como desees seguirás sin encontrar una Cataluña independiente. ¿Qué entiendes pues por "una historia propia”? Es muy difícil, si no imposible, entender ningún acontecimiento histórico ocurrido en Cataluña sin su contexto, es decir, enmarcando dicho acontecimiento en el resto de España. Esa visión de túnel potenciada por los independentistas termina por ofrecer una distorsión que poco tiene que ver con la realidad y en muchos casos cae en el absurdo más estrepitoso.

Hasta tal punto llega esta manipulación histórica que el día nacional de Cataluña, en el que se conmemora la caída de Barcelona el once de septiembre de 1714 a manos de las tropas borbónicas durante la Guerra de Sucesión Española (que no de secesión), los nacionalistas dicen recordar la fecha en que los castellanos aplastaron a los catalanistas que luchaban por su independencia. Y así lo enseñan en los colegios.

Pero por muchos intentos que haga la Santa Inquisición de lo nacionalistamente correcto, la mentira nacionalista se cae por todas partes, como recientemente recordaba el historiador Jesús Laínz:

- No es cierto que los catalanes fuesen austracistas y los castellanos borbónicos, pues catalanes y castellanos los hubo por igual en ambos bandos.

- Muchos de los más importantes gobernantes castellanos fueron austracistas, mientras que en Cataluña hubo comarcas enteras que se destacaron por su borbonismo. Como ejemplo el Archiduque Carlos, candidato de los catalanes sitiados en Barcelona, fue recibido triunfalmente por los habitantes de Madrid como Rey de España.

- El famoso once de septiembre de 1714 combatieron igual número de catalanes a un lado y al otro de las trincheras, pues aunque los nacionalistas pretendan ocultarlo, el ejército de Felipe V estaba lleno de voluntarios catalanes.

- No sólo todos los catalanes no fueron austracistas, sino que los que los que lo fueron no tuvieron nada de separatistas. Si los nacionalistas de hoy pudiesen viajar en el tiempo en la máquina de H. G. Wells y les dijesen a los catalanes de 1714 que estaban muy contentos de saludar a sus antecesores en la lucha contra España les encerrarían en un manicomio, pues los catalanes austracistas presumían de ser los más españoles de todos. La opción por el candidato Habsburgo estuvo motivada fundamentalmente por el apego de los catalanes hacia la España habsbúrguica y por su rechazo a la Francia borbónica, a la que veía como enemiga de España.

- Los catalanes que lucharon y murieron el once de septiembre lo hicieron en defensa de España, del Rey de España y de la libertad de España y consideraban que los españoles que apoyaban a Felipe V estaban engañados, como textualmente escribió Rafael Casanova.

La historia ha sido prostituida hasta tal punto que en el aquelarre separatista que todos los años celebran el  once de septiembre no pueden permitirse leer ni recordar las palabras de los supuestos héroes independentistas homenajeados. Pero ¿qué mejores fuentes para descubrir la verdad que las palabras de los dos principales protagonistas del  once de septiembre? Antonio de Villarroel, el jefe militar a cargo de la defensa de Barcelona, y Rafael Casanova, el conseller en cap.

El primero arengó a los combatientes con estas palabras:

"Señores, hijos y hermanos: hoy es el día en que se han de acordar del valor y gloriosas acciones que en todos tiempos ha ejecutado nuestra nación. No diga la malicia o la envidia que no somos dignos de ser catalanes e hijos legítimos de nuestros mayores. Por nosotros y por la nación española peleamos. Hoy es el día de morir o vencer. Y no será la primera vez que con gloria inmortal fuera poblada de nuevo esta ciudad defendiendo su Rey, la fe de su religión y sus privilegios."

En cuanto al segundo, ese al que hoy los separatistas van a ponerle flores ¡como caudillo independentista contra España! escribió lo siguiente el once de septiembre de 1714 a las tres de la tarde para convocar a los barceloneses a defender las murallas de Barcelona por última vez:

"Se hace también saber que siendo la esclavitud cierta y forzosa, en obligación de sus empleos explican, declaran y protestan a los presentes, y dan testimonio a los venideros, de que han ejecutado las últimas exhortaciones y esfuerzos, protestando de los males, ruinas y desolaciones que sobrevengan a nuestra común y afligida patria, y del exterminio de todos los honores y privilegios, quedando esclavos con los demás españoles engañados, y todos en esclavitud del dominio francés; pero se confía, con todo, que como verdaderos hijos de la patria y amantes de la libertad acudirán todos a los lugares señalados a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida por su rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España”.

¡Y estos, mi joven amigo, son los caudillos independentistas a los que hoy homenajean los separatistas!

Y las mismas descomunales mentiras se vierten sobre cualquier momento histórico, cercano o lejano. Es fácil rebatirlas, pero la técnica de los nacionalistas es ir saltando de mito en mito según se los van anulando. Por eso te pregunto ¿Qué historia propia? ¿La inventada para crear agravios y fomentar la ruptura? ¿O la real?

En cuanto a la lengua propia habría que recordar que su existencia nunca ha parecido ser un problema para su pertenencia a España hasta que los independentistas comenzaron a usarla como herramienta separadora. Por supuesto acompañan esto también de sus propios mitos, como el de su prohibición durante el régimen del General Franco. Es indudable que durante ese periodo no fue una lengua oficial y me parece razonable que alguien pueda defender que debiera haberlo sido, pero nunca estuvo prohibida. Esta falacia extendida y creída hoy por muchos catalanes sólo intenta crear un agravio histórico que sencillamente no existió. Si alguien te habla de la prohibición del catalán durante el franquismo enséñale esta lista de premios literarios en lengua catalana otorgados durante el franquismo.

Premio de Honor de las Letras Catalanas

1969 Jordi Rubió i Balaguer (historiógrafo y bibliólogo)

1970 Joan Oliver (Pere Quart) (escritor)

1971 Francesc de Borja Moll i Casasnovas (filólogo y editor)

1972 Salvador Espriu i Castelló (escritor)

1973 Josep Vicenç Foix (escritor)

1974 Manuel Sanchis i Guarner (filólogo y historiador)

1975 Joan Fuster i Ortells (escritor)

Premio Joaquim Ruyra de narrativa juvenil

1963 - Josep Vallverdú, por L'abisme de Pyramos

1964 - Carles Macià, por Un paracaigudista sobre la Vall Ferrera

1965 - Desierto

1966 - Robert Saladrigas, por Entre juliol i setembre

1967 - Emili Teixidor, por Les rates malaltes

Premio Josep Pla

1968 Onades sobre una roca deserta - Terenci Moix

1969 Difunts sota els ametllers en flor - Baltasar Porcel

1970 El testament de Praga - Teresa Pàmies

1971 Els alicorns - Gabriel Janer

1972 El temps barrat - Alexandre Cirici

1973 Andrea Victrix - Llorenç Villalonga

1974 El vel de Maia - Marià Manent

1975 Historia del cercle artistic de Sant Lluc - Enric Jardí

Premio Prudenci Bertrana

1968 Estat d'excepció - Manuel de Pedrolo

1969 Prohibida l'evasió - Avel·lí Artís-Gener

1970 Amb permís de l'enterramorts - Vicenç Riera Llorca

1971 Siro o la increada consciència de la raça - Terenci Moix

1972 Oferiu flors als rebels que fracassaren - Oriol Pi de Cabanyes

1973 L'adolescent de sal - Biel Mesquida

1974 Desierto

1975 Cavalls cap a la fosca - Baltasar Porcel

Premio Lletra d'Or

1975 Les pedres de l'àmfora - Vicent Andrés Estellés

1974 I encara les paraules - Joan Vinyoli

1973 Del passat quan era present - Maurici Serrahima

1972 Lleures i converses d'un filòleg - Joan Coromines

1971 L'art català contemporani - Alexandre Cirici

1970 Quan tot es trenca - Joan Teixidor

1969 Teoria de la sensibilitat - Xavier Rubert de Ventós

1968 Com un núvol lleuger - Marià Manent

1967 Teoria dels cossos - Gabriel Ferrater

1966 Cendra per Martina - Manuel de Pedrolo

1965 La cultura catalana, del Renaixement a la Decadència - Jordi Rubió

1964 Maragall i la Setmana Tràgica - Josep Benet

1963 Nosaltres els valencians - Joan Fuster

1962 Vacances pagades - Joan Oliver (Pere Quart)

1961 Onze Nadals i un Cap d'Any - Josep Vicenç Foix

1960 És a dir- Clementina Arderiu

1959 Els primers comtes catalans - Ramon d'Abadal

1958 Absència - Josep Carner

1957 Barcelona - Josep Pla

1956 Final del laberint - Salvador Espriu

Premio Mercè Rodoreda de cuentos y narraciones

1953 Jordi Sarsanedas, por Mites

1954 Pere Calders, por Cròniques de la veritat oculta

1955 Lluís Ferran de Pol, por La ciutat i el tròpic

1956 Manuel de Pedrolo, por Crèdits humans

1957 Mercè Rodoreda, por Vint-i-dos contes

1958 Josep Maria Espinàs, por Varietés

1959 Josep A. Boixaderas, por Perquè no

1960 Ramon Folch i Camarasa, por Sala d'espera

1961 Estanislau Torres, por La Xera

1962 Jordi Maluquer, por Pol·len

1963 Carles Macià, por La nostra terra de cada día

1964 Joaquim Carbó, por Solucions provisionals

1965 Víctor Mora, por El cafè dels homes tristos

1966 Guillem Viladot, por La gent i el vent

1967 Terenci Moix, por La torre dels vicis capitals

1968 Jaume Vidal Alcover, por Les quatre llunes

1969 Robert Saladrigas, por Boires

1970 Montserrat Roig, por Molta roba i poc sabó

1971 Gabriel Janer Manila, por El cementiri de les roses

1972 Josep Albanell, por Les parets de l'insomni

1973 Jaume Cabré, por Atrafegada calor

1974 Beatriu Civera, por Vides alienes

1975 Xavier Romeu, por La mort en punt

Premio Prudenci Bertrana

1975 Cavalls cap a la fosca - Baltasar Porcel

1974 Desierto

1973 L'adolescent de sal -Biel Mesquida

1972 Oferiu flors als rebels que fracassaren - Oriol Pi de Cabanyes

1971 Siro o la increada consciència de la raça - Terenci Moix

1970 Amb permís de l'enterramorts - Vicenç Riera Llorca

1969 Prohibida l'evasió - Avel·lí Artís-Gener

1968 Estat d'excepció - Manuel de Pedrolo

¿Sorprendido? No me extraña. Debe tratarse del primer caso de lengua prohibida y perseguida en toda la historia que reparte premios literarios a diestro y siniestro. Es interesante, además, señalar que algunos de estos premios están concedidos por instituciones públicas, o lo que es lo mismo, por altos cargos locales del régimen franquista, el mismo régimen que supuestamente habría prohibido y perseguido el catalán.

El nacionalismo vasco está en una situación muy similar. No deja de resultar curioso que en España, donde muchos de sus territorios tienen un pasado como Reino -como es el caso de Navarra, Valencia, León, etc.- los dos territorios con movimientos independentistas más fuertes sean precisamente dos territorios que sorprendentemente son de los pocos que nunca existieron como nación. La mayor parte de las regiones de España tendría más motivos históricos para reclamar la independencia que Cataluña y Vascongadas.

Tanto es así que cuando uno entra en los locales de los nacionalistas vascos sorprende comprobar que, salvo las fotografías de los asesinos de la banda ETA, uno no encuentra ni cuadros ni retratos de grandes personajes vascos. Y no es que porque no existan centenares de ellos, vascos ilustres con hazañas memorables a sus espaldas.

Es porque de entre los centenares de vascos ilustres y heroicos que conoció el mundo, todos lo fueron a favor de España. Y para su mayor gloria todos ellos fueron y serán eternamente héroes españoles, hombres como Ramiro de Maeztu, Maderal Oleaga, Cosme Damián, Churruca y Elorza, Juan Sebastián Elcano, San Ignacio de Loyola, Blas de Lezo, Miguel de Unamuno, Pio Baroja, Miguel López de Legazpi, Andres de Urdaneta, MIguel de Oquendo... y cientos más que no sólo no lucharon contra España sino que fueron protagonistas de su grandeza y prueba indeleble de nuestra historia común. Me pregunto dónde están los grandes nombres de esa supuesta historia propia de la que hablan. Tiene que ser muy triste proclamar a los cuatro vientos motivaciones históricas para justificar la independencia y al hacerlo tener que renunciar a tantos y tan grandes hombres, pues su mera existencia tira por tierra los argumentos independentistas.

Y es que los vascos no sólo no estuvieron al margen de la historia, las glorias y las hazañas de España: extraño síndrome de Estocolmo el suyo, porque de hecho fueron protagonistas. Por eso en los locales secesionistas las únicas imágenes que cuelgan son las de los asesinos de ETA, no tienen otros héroes, pues los verdaderos héroes vascos lo fueron también de España.

Por supuesto ha habido y hay vascos y catalanes que han alzado la voz contra tanto disparate. No pocos lo han pagado con su vida y muchos han tenido que exiliarse: entre doscientos mil y trescientos mil vascos han tenido que huir del régimen del terror impuesto por los secesionistas, asentándose en otras zonas de España entre los que se encuentra nuestro camarada Jorge del Valle al que tal vez conozcas.

Las raíces del moderno independentismo no son ni tan históricas ni tan gloriosas como sus manipulaciones pretenden hacernos creer. Lo cierto es que no es casual que estas regiones que reclaman recuperar una independencia que nunca tuvieron sean dos de las regiones más ricas e industrializadas de España. Sin duda sus burguesías pensaron egoístamente que mejor les iría en solitario sin tener que compartir sus riquezas con el resto de España. Todo lo demás es mera invención para dar una justificación histórica a lo injustificable.

Esta semilla envenenada que nació del amor al dinero, y no del amor a la tierra y a los antepasados, ha germinado vigorosamente al calor de una Constitución, la de 1978, que es fruto de una transición tutelada por los USA/Israel y gestionada por traidores a España, pues tanto el modelo territorial como la ley electoral están pensados para sobredimensionar la presencia de los secesionistas en las instituciones.

Por ejemplo, cada uno de los escaños de UPyD en las últimas elecciones ha costado 228.048 votos, mientras que al brazo político de ETA cada escaño le ha costado menos de 50.000 votos. UPyD tiene cinco diputados pese a haber conseguido casi 126.000 votos más que CiU, los independentistas, que cuentan con dieciséis diputados en el Congreso.

 ¿Absurdo? Sí ¿Injusto? Sí. Pero esta es la realidad de España y no otra. Se nos impuso una constitución, un modelo territorial y una ley electoral pensada para destruirnos y en la que menos de un diez por ciento de los votantes españoles (los independentistas) ha tenido en jaque al resto de la nación española, ha mediatizado sus políticas, ha controlado el sistema educativo deformando la historia y ha controlado instituciones y presupuestos con los que se ha financiado la desafección y el odio a España. No contentos con esto, ese escaso diez por ciento, que ha mediatizado toda la política nacional, vende la imagen de minoría oprimida.

Ahora reclaman el derecho a decidir. ¡Y yo también reclamo el derecho a decidir! Pero el del pueblo español, reclamo el derecho a decidir de todos los españoles y no sólo de aquellos que viven en una determinada región, derecho a decidir para cambiar una ley electoral manifiestamente injusta, para que un voto nacionalista tenga el mismo valor y representación que el de cualquier otro ciudadano. Reclamo el derecho a cambiar el modelo de estado, pues el actual no sólo genera desigualdades entre los españoles de distintos territorios, sino que es la fuente de todo el nepotismo y de toda la corrupción. El pueblo español debería reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control.

Un referéndum para terminar con este modelo de estado que es tan sólo un traje a medida de los independentistas y que se nos impuso a la mayoría de los españoles en una transición tutelada. Esa y no otra es la solución que necesita España y todos los territorios que la forman.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar