Get Adobe Flash player

Homosexualidad política

Share

Mucho se ha especulado sobre el porqué de la homosexualidad. No voy a entrar en los aspectos científicos que tratan de explicarla porque, aunque muy avanzados los conocimientos, todavía se encuentran en fase de estudio.

Lo que sí parece claro es que la homosexualidad es el resultado probable de una mezcla compleja de factores biológicos, genéticos, intrauterinos y extrauterinos combinados con factores familiares y sociales además de elecciones reforzadas de forma repetida (propaganda homosexualista de los medios de comunicación y grupos de presión). Todo esto crea una mezcla de impulsos particulares.

Dejando de lado el discurso biológico de la misma, ésta ha sido y es un arma política que ha utilizado en un principio la izquierda y ahora la “globalización político-económica”.

LA INCIPIENTE TEORÍA MARXISTA DE LA HOMOSEXUALIDAD

La alianza entre la izquierda y los homosexuales no es algo que se dé hoy por primera vez en la historia. En la Rusia soviética también sucedió, pero acabó con éstos en la cárcel. La teoría marxista de la homosexualidad ofrece y ofrecía la liberación a todos los homosexuales, pero poco tiempo después de la Revolución de octubre, la legislación en la Unión Soviética tipifica como delito en su código penal las prácticas homosexuales, imponiendo la pena de 8 años de cárcel.

La Unión Soviética empezó diciendo que el Estado no se iba a inmiscuir en la privacidad de las personas y que las leyes no estarían contaminadas de moralidad burguesa, pero pronto cambió de opinión.

La homosexualidad se convirtió en un delito en 1934. En 1936, Pravda (periódico oficial del Partido Comunista) comentaba que “el matrimonio es el asunto más serio de la vida”. Se construyó una teoría para demostrar que Marx y Engels nunca estuvieron contra la familia. Los chivos expiatorios fueron Trotsky, Bukharin, Krylenko y sus seguidores, los enemigos del pueblo pagados por los fascistas para propagar la teoría contrarrevolucionaria a favor de la extinción de la familia y el desorden sexual en la URSS para desacreditar a los soviets.

En los años 20, el estatus de los homosexuales soviéticos era aceptable. Algunos homosexuales Mikhail Kuzmin, Nikolai Klyuev y Sophia Parnok, entre otros, tuvieron un papel relevante en la cultura soviética, aunque una discusión filosófica abierta sobre el tema fue progresivamente muriendo. En 1933, el gobierno anunció el cambio de la ley: el intercurso anal entre hombres era un delito. Los códigos penales de todas las repúblicas fueron modificados.

En 1936, Nikolai Krylenko, Comisario de Justicia del Pueblo, concluyó que “la homosexualidad es producto de la decadencia y de la explotación de clases”.

LA ACTUAL TEORÍA MARXISTA DE LA HOMOSEXUALIDAD

Mark Wood nos desvela en 1991 en su “Marxismo, Socialismo y las Políticas sobre los Gays y las Lesbianas” cuál es el papel que ha de desempeñar la homosexualidad en aras del triunfo del comunismo y cuáles son los principios que han de guiarla. En resumidas cuentas es una revisión y actualización de la vieja teoría marxista de la homosexualidad.

Veamos un extracto de esto:

La lucha de liberación de gays y lesbianas tiene el potencial de convertirse en una fuerza significativa en la lucha que se está desarrollando para transformar el capitalismo en comunismo. Los sectores más avanzados, los más radicales, del movimiento de liberación de gays y lesbianas representan la vanguardia potencial de la lucha para la emancipación sexual en la transición socialista del capitalismo al comunismo. Esto no significa que la liberación de gays y lesbianas pueda o deba sustituir al proletariado como vanguardia en la lucha del movimiento revolucionario para transformar al capitalismo en socialismo y comunismo; por el contrario, esto significa que la liberación de gays y lesbianas puede y debe convertirse en una vanguardia autónoma dentro de una gran vanguardia proletaria ya que la vanguardia proletaria lleva a cabo la gran tarea de reconstruir toda la realidad social como objetivo del movimiento revolucionario de transformación del capitalismo en comunismo. Como vanguardia dentro de la vanguardia, el movimiento de liberación de gays y lesbianas se puede convertir en algo más que un mero añadido o apéndice de la lucha por el socialismo y el comunismo y puede hacer una contribución sustancial para la determinación, tanto en la forma como del contenido, de la transformación revolucionaria de la cultura y la sociedad capitalista hacia la sociedad y la cultura comunista: contribuyendo a la reimaginación y reinvención del socialismo y del comunismo y volviéndole a dar forma a los principios y al programa (incluyendo objetivos a corto, medio y largo plazo), así como a la organización, estrategia y tácticas.

La precondición teórica necesaria para esta transformación de la liberación de los gays y lesbianas radicales es el desarrollo de un entendimiento profundo de las conexiones entre homofobia, heterosexualidad y capitalismo. Sólo identificando las relaciones entre la opresión de los homosexuales en la sociedad capitalista y el modo capitalista de producción es posible entender:

1. Por qué la homosexualidad posee una seria amenaza a la reproducción y mantenimiento del capitalismo, por lo que una aceptación y tolerancia de la homosexualidad es imposible dentro del capitalismo.

2. Por qué las bases para construir una sociedad en la que la sexualidad es libre sólo se pueden lograr aboliendo el capitalismo y desarrollando el comunismo.

Para apoyar estas afirmaciones, comenta que necesitan lograr los siguientes tres objetivos:

1. Explicar que la homofobia es algo esencial de la heterosexualidad, la heterosexualidad es una condición superestructural para la reproducción y mantenimiento del sexismo patriarcal, y la importancia de la heterosexualidad y el sexismo patriarcal en la reproducción y mantenimiento de las relaciones de producción del capitalismo.

2. Contribuir al desarrollo de una teoría marxista de la homosexualidad que sitúa a la liberación de gays y lesbianas en el contexto de la lucha para crear una atmósfera de libertad que aún se asienta en la mera necesidad y demostrar por qué es necesario unir la lucha de liberación de gays y lesbianas a la lucha por el socialismo y el comunismo.

3. Argumentar que la total libertad de gays y lesbianas para tener relaciones sexuales puede y debe funcionar como una medida del grado en el que el sexo ha sido abolido como una categoría socialmente significativa (sustituyendo a una división sexual del trabajo) y que los seres humanos han progresado hacia la creación de una sociedad (comunista) verdaderamente libre.

MUERTE DEL MARXISMO TRADICIONAL: LA AGENDA HOMOSEXUAL

Tras el fenecimiento del Marxismo con la caída del Muro de Berlín, la izquierda tiene que replantear todas sus teorías obsoletas. El comunismo evolucionado en sus distintos eufemismos (izquierda, populistas, indigenistas, etc.) debe teorizar nuevamente sobre aspectos como es el de la homosexualidad. Este neocomunismo suscribe sin fisuras los objetivos y la estrategia de los grupos de presión homosexual. Esta estrategia y sus objetivos quedan reflejados en la “Agenda Homosexual”

Agenda homosexual es un término que define un plan pseudo-secreto por parte de los grupos de presión homosexuales que tienen como objetivo incrementar la aceptación e igualdad de los homosexuales en las sociedades occidentales a través de políticas de “visibilidad en los medios de comunicación” y cambio cultural para llegar a la igualdad de derechos.

Para otros, este es un plan carente de buenas intenciones:

"Estos objetivos incluyen la aceptación universal del estilo de vida gay, el descrédito de las Escrituras que condenan la homosexualidad, amordazar a los curas y medios de comunicación cristianos, otorgar privilegios y derechos especiales en las leyes, derogar las leyes que prohíben la pedofilia, adoctrinar a los niños y futuras generaciones a través de la educación pública y dar los beneficios legales del matrimonio a dos o más personas que afirmen tener tendencias homosexuales."

James Dobson

Enfoque y familia

Esta agenda tiene como cuna un libro de 1989 llamado “Tras la fiesta: cómo América conquistará su miedo y odio hacia los gays en los 90, escrito por Marshall Kirk y Hunter Madsen en el que se fija un plan de seis puntos sobre cómo transformar las creencias tradicionales de la sociedad con respecto a la conducta homosexual, en un tiempo máximo de una década. En él se establecen los siguientes puntos:

1-Hablar de los gays y lo gay tan alto y tantas veces como sea posible.

2-Mostrar a los gays como víctimas, no como desafiantes agresivos.

3-Dar a los protectores de los homosexuales una causa justa.

4-Hacer que los gays parezcan buenos.

5-Hacer que los que los victimizan parezcan malos.

6-Conseguir fondos corporativos.

OTRAS AGENDAS HOMOSEXUALES

Algunos estudiosos del tema hacen referencia a una paralela agenda homosexual.

Michael Swift escribió en el “Gay Community News” de Boston en febrero de 1987 un artículo titulado “Revolución gay”.

Éste nos describe un escenario en el que los hombres homosexuales dominan la sociedad y suprimen todo lo heterosexual.

Podríamos hablar de otra agenda homosexual más radical y de poca aceptación entre los propios homosexuales. En 1972 la “Plataforma pro Derechos Homosexuales” pide un cambio legislativo en los EEUU por medio del cual los homosexuales dejen de tener vetados el matrimonio y la adopción, se legalice la prostitución y se suprima la edad mínima de consentimiento en las relaciones sexuales.

LA HOJA DE RUTA DE LA AGENDA HOMOSEXUAL POLÍTICA

Nivel 1. Utilización de los medios de comunicación, películas y literatura para ir cambiando la percepción de la sociedad con relación a la conducta homosexual.

Nivel 2. Utilización de la prensa para ir demonizando y cambiando la percepción de la sociedad hacia la iglesia. Resaltar las noticias donde se presentan a líderes religiosos cometiendo actos inmorales o delictivos y a la misma vez invisibilizar las noticias e información adversa a los intereses de los activistas LGBT, incluyendo la obra social y de ayuda que los cristianos aportan.

Nivel 3. Infiltrar activistas LGBT en organizaciones profesionales de psicólogos, trabajadores sociales, juristas, legislatura y gobierno, educadores e incluso posiciones claves en denominaciones religiosas.

Nivel 4. Presentar la preferencia sexual como un derecho inalienable que debe ser protegido legalmente al mismo nivel que la raza y el origen étnico.

Nivel 5. Lograr que se aprueben leyes que penalicen y declaren como crimen de odio y homofobia cualquier expresión que rechace y condene la conducta homosexual.

Nivel 6. Lograr que se legalicen las uniones del mismo sexo como uniones civiles o de hecho. Este es el paso previo al reconocimiento completo como matrimonio.

Nivel 7. Lograr que se aprueben finalmente los matrimonios del mismo sexo.

Nivel 8. Cambiar textos educativos y currículos de enseñanza para acomodar la nueva visión de lo que es familia y matrimonio para adoctrinar a los niños. Limitar el derecho de los padres en la formación moral de sus hijos.

Nivel 9. Prohibir cualquier expresión religiosa fuera de las paredes de los templos: predicación en las calles, cultos al aire libre y evangelización.

Nivel 10. Prohibir y penalizar cualquier expresión desde los púlpitos de las iglesias que se considere discurso de odio por llamar pecado a la inmoralidad sexual cualquiera que sea.

Con este decálogo la globalización busca la destrucción de la familia y la religión, la cohesión social y la tradición, para crear cuerpos vacíos volubles y manipulables.

¿En qué nivel se encuentra España-Europa?